Algas

Contrariamente a lo que se cree, el consumo de algas marinas no es exclusivo de oriente, desde la antigüedad y en todo el mundo, los pueblos costeros incorporan vegetales marinos a sus comidas diarias, ya se consumían en la antigua Roma, Grecia, entre los indios americanos o en Sudáfrica. Entre los primeros pueblos consumidores de algas se encuentran  Japón,  china y todas las islas del pacífico, los antiguos reyes del Hawái cultivaban 70 variedades en su costa, en el noroeste de Europa los celtas y los vikingos mascaban alga dulce en sus viajes, todavía hoy se incluyen en el menú local en diversas zonas de las islas Británicas.

 

    Evolutivamente son los vegetales más antiguos de la tierra. En el curso de la evolución han sido relativamente pequeños los cambios en su ambiente oceánico por lo que han conservado su naturaleza simple, haciendo  este hecho que la asimilación de sus nutrientes sea excelente. Aunque la hoja, el tallo y la raíz varían en tamaño la composición de sus tejidos es la misma. La raíz no absorbe alimento, sino que actúa solamente como ancla de la planta. El alimento lo toma directamente del agua a través de la totalidad de su superficie y lo convierte en compuestos orgánicos. Todas las algas contienen clorofila y realizan la fotosíntesis según la cantidad y la calidad de la luz disponible. Dependiendo de la profundidad, las algas pueden ser verdes, marrones o rojas, generalmente el alga verde crece en aguas poco profundas, la roja en zonas profundas y la marrón en niveles intermedios.

 

A continuación le presentamos nuestro recetario de algas. 


Centro Baoshi    C/ Hermana Esclava Carmen Fernandez, 36

                                 954 490 990    630 712 432    info@baoshi.es

¡Comparte esta página!